RADIO: DOCUMENTOS RNE

El tiempo es el mayor regalo que le pueden hacer a un contador de historias, por eso considero un privilegio trabajar para un contenedor tan espectacular como Documentos RNE. Son 54 maravillosos minutos en blanco para construir un relato que sea capaz de atrapar al oyente, un reto nada menor en la época del fast food informativo. No es periodismo de actualidad sino todo lo contrario. Y eso me encanta.

Micrófono de RNE

Micrófono de RNE

Conozco desde la práctica el día a día (y el noche a noche) de una redacción pegada a la última hora y no siento un excesivo apego hacia ese tipo de emociones. Por eso valoro aun más el tiempo para el análisis, la investigación concienzuda y reposada, la búsqueda de diversos ángulos, la ausencia del terrible corsé de la crónica de cuarenta segundos. El documental es, en mi opinión, el género periodístico más completo, donde de algún modo se resumen y condensan los demás.

Es una suerte que la radio pública luche por él, aunque esté prácticamente sola en esta apuesta semanal por un producto mimado en su guión, realización y montaje. Yo era oyente de Documentos desde mucho antes de entrar a trabajar en Radio Nacional; de hecho creo que fue uno de los motivos que me animaron a intentar formar parte de ella. Por eso vivo todas las fases del proceso creativo con una pasión desbordante y una ilusión como la del primer día.

 

Algunos de mis documentales